Principal
LOS HIJOS
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
La renovación del Aguila
ARTICULOS
PSICOLOGIA CRISTIANA
=> Insomnio
=> El enojo
=> Adicción Sexual
=> La Estrategia del Infierno
=> Sintomas de Menopausia
=> BONDAD
=> Puede el amor ser una Adicción?
Guía para superarlo (acoso)
ANOREXIA Y BULIMIA
MINISTERIO FAMILIAR
Celos Pat. I
Celos Patologicos II
El que esté firme...
 

El enojo

Manejando su enojo

Muchas cosas pueden producir enojo. Si usted no es capaz de canalizar la reacción psicológica efectivamente, el descontrol le hará actuar o decir cosas de las que después puede arrepentirse.

Cuando usted se enoja hay una serie de reacciones en cadena que le harán sentirse irritable, frustrado/a y miserable. Sin embargo, todas estas reacciones ocurren en su mente y los procesos mentales que le hacen sentirse así afectan a sus acciones físicas. Usted necesita entender que mientras esos sentimientos ocurren en su mente, usted tiene la capacidad de hacerse cargo de ellos y controlarlos de tal forma que pueda dirigir las acciones que ejecutará a continuación. Todo se trata de tener la elección de hacer o sentir lo que desea. Puede sentirse mal, o puede motivarse a usted mismo/a. Cualquier cosa que haga, siempre será su elección.

Aquí mencionaremos entonces algunos métodos que le ayudarán a manejar su enojo o ira:

1. Analice la situación que le hace enojar

Vea cómo y por qué se siente así. El enojo puede ser causado por un evento externo, como quedarse detenido en un atasco de tráfico y tener la preocupación de llegar tarde a una cita importante. También puede deberse a un evento interno, como por ejemplo, que alguien dijera algo sobre usted que no es cierto. Le hará sentir resentimiento y enojo contra esa persona y probablemente querrá rectificar esa situación. En ambas situaciones, si está imposibilitado/a de hacer algo porque va más allá de su control, se siente furioso/a, y esto afecta su pensamiento y su habilidad de razonar. Allí es cuando debe canalizar su ira. Intente resolver la situación si puede, y si no es posible, aprenda a seguir adelante. Quedarse ofuscado, aferrado a lo que ha ocurrido, sólo empeorará las cosas para usted.

2. Analice a las personas

Aquellos que están en su vida pueden influenciarle en más formas de las que piensa. Si siempre está en compañía de personas que tienen la tendencia de perder los estribos con facilidad, esto también afectará su sentido de balance interior. Cuando usted alterna con gente de ese tipo, terminará posiblemente actuando parecido.

Tal vez no pueda siempre evitar a esa clase de personas, pero en ese caso será positivo mantener la conciencia de que usted es quien está a cargo de sus propios sentimientos.

Intente asociarse con personas calmadas y pacíficas. Observe cómo manejan sus enojos y busque la forma de imitarlos en eso. El ser humano tiende a adquirir con facilidad los vicios y las virtudes de quienes les rodean.

3. Aprenda a reírse de los errores que cometa

La vida no siempre es fácil. Usted encontrará obstáculos y en ocasiones se caerá. Si cada vez que pasa algo malo usted se enoja y dice: "¿¡Por qué a mí!?", le resultará difícil encontrar paz en su interior. La verdad es que a todos les ocurren cosas malas, y todos cometen errores, o sufren problemas en algún momento de sus vidas. Cuando pensamos que lo que nos ha ocurrido es desafortunado e injusto, olvidamos que la vida se compone de estos vaivenes, y que podemos ponernos de pie y superarlos, o quedarnos ofuscados en el suelo.

La única forma de manejar el sentimiento de pavor que nos lleva a la ira es aprender a reírnos de los errores que cometemos. Cuanto más sea usted capaz de hacerlo, mayor paz interior alcanzará, y mejor manejará las situaciones y a las personas que le han hecho molestarse.

4. Desarrolle una buena auto-imagen

Se trata de su habilidad de visualizarse a usted mismo/a como quien es y lo que es capaz de hacer. Si usted tiene baja autoestima, entonces sus acciones reflejarán esa auto-imagen negativa, afirmándole en el concepto equivocado. Por el contrario, si mantiene una buena autoestima, actuará adecuadamente, y recibirá de los demás el respeto que corresponde.

Una carencia de auto-imagen con frecuencia indica un sentimiento de inseguridad y un miedo a lo desconocido o incierto. Esto le impedirá tomar buenas decisiones y creará una sensación latente de enojo dentro suyo. Si no se hace nada, este sentimiento crecerá hasta convertirse en emociones tóxicas tales como odio, envidia y furia, que le causarán consecuencias funestas.



Siempre les dejo un consejo completamente bíblico, que es lo mejor frente a cualquier problema de conducta.

El hombre que se enoja fácilmente es un necio. Está en la Biblia, Eclesiastés 7:9, Proverbios 19:11, y 16:32, "No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios". "La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa". "Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad".

Deshágase del enojo rápidamente. Está en la Biblia, Efesios 4:26-27, "Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo".

No busque el mal de los que le hacen daño. Está en la Biblia, 1 Pedro 3:9, "No devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición".

El enojo produce contienda. Está en la Biblia, Proverbios 30:33, "Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, y el que recio se suena las narices sacará sangre; y el que provoca la ira causará contienda".

Y palabra sabia es esta de Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 
12:15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 

Proverbios 11:23

El deseo de los justos es solamente el bien; Mas la esperanza de los impíos es el enojo.

Proverbios 14:17

El que fácilmente se enoja hará locuras; Y el hombre perverso será aborrecido.

Proverbios 22

24 No te entremetas con el iracundo, Ni te acompañes con el hombre de enojos,  25 No sea que aprendas sus maneras, Y tomes lazo para tu alma.



Con el cariño de siempre, 

Janette de Contreras
www.unvasomasfragil.com


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=